Blogia
espaciopublico

Todo a corto plazo (Felipe Romano)

El cortoplacismo es un síntoma paradigmático de la sobremodernidad. Todo está contaminado por esta nueva forma de de pensar y obrar. La filosofía está diluida por los libros de autoayuda. Las religiones tradicionales pierden protagonismo frente a las iglesias electrónicas que ofrecen milagros instantáneos (la Iglesia Católica intenta competir en vano con su San Expedito). De vivir a partir de una visión trascendente se pasó a transitar por el mundo en la pura inmanencia (goce desenfrenado de los placeres terrenales). Los intelectuales fueron reemplazados por los técnicos. Las ideologías sucumbieron ante los pragmatismos. Las terapias psicoanalíticas interminables están siendo reemplazadas por las nuevas terapias exprés. La política solo se ocupa de la coyuntura. Se pasó de la ciencia básica controlada por el Estado a las investigaciones financiadas por el mercado. El matrimonio para toda la vida fue reemplazado por las uniones de hecho con fecha de vencimiento. Los padres recurren a los medicamentos de venta libre (jarabes, etc.) para acelerar el aspecto general de los chicos, y no la curación (la velocidad con que se vive hace que los padres necesiten que los chicos se repongan rápido para poder cumplir con su trabajo). El deporte está dominado por el resultado inmediato, ya sea el amateur (clubes de barrios) o a nivel profesional. Ya no interesa jugar bien sino ganar a cualquier costo (por ejemplo, en el tenis ya no se corrigen las deformaciones técnicas si uno puede obtener victorias a pesar del estilo y de las lesiones –conviene aclarar, que Federer es nº1 del mundo porque es técnicamente impecable y porque de junior se dedicó a aprender a jugar y no a ganar-). Se pasó de una economía (estatal y doméstica) domina por el ahorro a una economía focalizada en el crédito. Los empresarios solo se piensan en ganar más sin tener en cuenta la destrucción del medioambiente. El alumnado está enfocado en aprobar y no en aprender.

Todos estos cortoplacismos, interesados por el éxito aquí y ahora, tiene en común un doble egoísmo: hacia los demás (generaciones presentes y futuras) y hacia uno mismo (el éxito presente sin inteligencia y buenas intenciones se transforma en un futuro patético).   

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres