Blogia
espaciopublico

¿Por qué los sectores populares no votan a la izquierda? (Felipe Romano)

  

   Desde ya que esta incógnita tiene múltiples respuestas que incluyen factores económicos, socioculturales, políticos, psicológicos y antropológicos. Empezaremos, entonces, a esbozar algunas ideas fuerza sobre estas motivaciones, que las colocamos separadas solo para haya un poco más de prolijidad en el relato.En primer término resaltaremos el factor económico. Pues, el bienestar financiero permite generalmente tener acceso a una adecuada instrucción, lo cual facilita la obtención de cierta independencia intelectual. Asimismo, el desarrollo intelectual posibilita en última instancia reconocer e interpretar los discursos con determinado contenido ideológico. Por otra parte, al estar satisfechas las necesidades básicas sería muy difícil que sobreviva el clientelismo político. En segunda instancia es vital recalcar que vivimos en un tiempo posmoderno determinado por una cultura hedonista dominada por el individualismo narcisista, que evita el esfuerzo, el sacrificio y sobre todo el bien común. Estos acontecimientos son muy bien aprovechados por la mayoría de los relatos políticos provenientes de la derecha, llenos de propuestas y alternativas mágicas y mesiánicas más vinculadas a la emoción que a la razón.En cuanto a las motivaciones de orden psicológico, encontramos que los sectores populares practican una especie de consumo imaginario del éxito económico y “social” del los candidatos antipopulares.Por último arribamos al factor antropológico que abarca a la mayoría de los seres humanos. Consideramos en este aspecto, que el hombre por naturaleza es más competitivo, egoísta, envidioso, ambicioso, avaro, que solidario, generoso, caritativo, noble, modesto. Por lo tanto, no aspira a ser proletario sino burgués[1].El éxito del sistema capitalista se basa, fundamentalmente, en el profundo conocimiento y aprovechamiento de aquellos factores. Es decir, explota al máximo las miserias humanas: tanto materiales como espirituales.Solo nos resta por decir que la izquierda posee como propios desafíos superar su crónica mezquindad dispersa en múltiples frentes y partidos (en parte explicacable porque en ellos existe más pensamiento crítico y menos verticalismo), y adecuar su discurso a la realidad sociocultural de nuestro electorado popular, sin caer en el engaño y la demagogia de los líderes carismáticos de la competencia.


[1] Este hecho está muy bien caricaturizado en el legendario programa televisivo “El Chavo del 8” a través del personaje “doña Florinda”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Claudio Arismendi -

Muy sugestivo el artículo sobre el tema de porqué los sectores populares no votan a la izquierda. Aquí el análisis psicológico es fundamental, en tanto que el líder carismático busca rápida identificación con el "capo", con el ganador, con el que trae promesas fáciles. Por el bajo nivel educativo se promueve que las personas generen el "si éste sube nos va a dar, nos va a regalar" Mecanismo por el cual se eterniza el clientelismo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres